Cómo funciona el Suelo Radiante

¿La mejor opción para climatizar un espacio? no existe, la elección más adecuada va de la mano de las características de la vivienda, necesidades y exigencias de cada usuario.
En este caso queremos compartir y dar a conocer una opción muy válida e interesante para climatizar tu hogar, se trata del suelo radiante, un sistema de calefacción ideal para trabajar con energías renovables y perfecto para diseñar espacios libres de obstáculos.

¿Qué es el suelo radiante?

Como su nombre define, el suelo radiante es un sistema de calefacción que usa todo el pavimento como sistema de emisión para trasladar el calor desde el sistema de generación (Caldera, Bomba de Calor, captación solar…) al ambiente de nuestro hogar. Es un sistema llamado de inercia térmica lenta.

En ocasiones no es posible usar el suelo por diferentes motivos como pavimentos  históricos, oficinas con suelos técnico, etc. y se usan paredes y techos como sistema de emisión.

suelo radiante

¿Cómo funciona el suelo radiante?

La termodinámica básica del suelo radiante es muy sencilla, mediante agua caliente que circula por una tubería, calentamos el pavimento y un pequeño grueso de mortero hasta una temperatura máxima de 29º Centígrados, temperatura delimitada por la normativa vigente.

Esta superficie libera esta energía térmica de forma lineal y progresiva  al ambiente repartiendo este calor equitativamente a toda la estancia.

¿Cómo es la instalación de un suelo radiante?

La instalación de este sistema de calefacción resulta más fácil y rápida de lo que parece cuando escuchamos que hay que colocar muchos metros de tubería empotrados en el suelo. Estos son los diferentes pasos a seguir:

  1. En primer lugar se coloca un film de polietileno que aísla la vivienda y evita la entrada de humedad.
  2. Es necesario instalar una cinta perimetral para prevenir posibles dilataciones del suelo contra las paredes.
  3. La siguiente capa es la de porexpán la que aísla térmicamente y sirve de fijación para la tubería que colocaremos a continuación. Entre los sistemas de anclaje más utilizados están el de tetones, el panel liso con grapa, el de auto-fijación y los sistemas especializados cuando existen problemas de altura.

suelo radiante

  1. El siguiente paso es la fijación de la tubería que parte y acaba en la caja de colectores.
  2. Una vez colocada toda la tubería, se cubre con una capa de mortero.
  3. Finalmente, el usuario escoge el pavimento que más le guste.

Ventajas del suelo radiante

  1. La temperatura se reparte de forma uniforme a todo el ambiente.
  2. No existen puntos de calor, ni las corrientes de aire ni el efecto de los pies fríos.
  3. En zonas de menos humedad, se puede usar como refrigeración.
  4. No reseca el ambiente.
  5. Sistema ideal para trabajar con energías renovables.
  6. Logra una gran eficiencia energética.
  7. No precisa de un mantenimiento específico.

¿Cómo puede ayudarte Fontgas?

En Fontgas tenemos un Dpto. especializado en energías renovables y en sistemas pensados para trabajar conjuntamente y lograr así una mayor eficiencia energética. Los compañeros del departamento ofrecen un servicio personalizado y un apoyo 360º al profesional. Estudios iniciales de las necesidades del cliente, seguimiento y visitas a pie de obra e incluso la puesta en marcha previa del sistema en cuestión para certificar que todo funciona correctamente.

En el siguiente vídeo encontrarás toda la información detallada, ampliada y muy visual sobre el suelo radiante.

 

Reciente

Entradas recientes

Categorías

Redactora de contenido en

Licenciada en Comunicación Audiovisual por la UAB con amplia experiencia en la creación y gestión de contenidos escritos y audiovisuales dirigidos a medios digitales.

Deja tu comentario